sábado, 10 de enero de 2009

Danza con Sable o (“Raks al Sayf")

La Danza con Sable o (“Raks al Sayf"),se trata de una danza en homenaje a la Diosa Neit, madre de Ra (Dios del Sol), que era una diosa guerrera y de la caza, que simbolizaba la destrucción de los enemigos y la apertura de los caminos. Sus atributos eran el arco, las flechas y el escudo, en su función más antigua. A Osiris, Ra y al faraón los protege con su arco; sus flechas adormecen a los malos espíritus. Posee varias representaciones según la ciudad de culto, vaca, escarabajo, abeja, pez, con cabeza de leona, y a veces dando de mamar a un cocodrilo. La danza de la espada también podía ser realizada como homenaje a Maât, la Diosa de la Justicia. Representante del orden social y cósmico, es la guardiana de la moral y de los ritos. Maat aparece representada como una mujer, de pie o sentada, llevando sobre la cabeza su símbolo, una pluma de avestruz vertical, portando cetro uas (El cetro uas, o was, tenía forma de vara recta coronada por la cabeza de un animal fabuloso, siendo el extremo inferior ahorquillado; probablemente, simbolizaba el poder, la fuerza y el dominio en la mitologia egipcia) y anj (es un jeroglifico egipcio que significa "vida", un símbolo muy utilizado en la iconografía religiosa de esta cultura. También se ha denominado cruz ansada, cruz con la parte superior en forma de óvalo). Tras el reinado de Ajenaton, también fue representada como mujer alada. Maât es hija de Ra; los dioses la quieren, pues es la condición de su existencia y de sus funciones. Es la justicia y la verdad, la ordenanza de los ritos de la religión, la ética de la vida social. Los jueces llevan su efigie sobre el pecho. Representa la filosofía de la sociedad egipcia. Está desde el origen del universo velando por el equilibrio de todo, por la relación armoniosa de los seres. Mantiene el orden del cielo así como el de la tierra. Es responsable de las estaciones, del día y de la noche, del movimiento de los astros y de la caída de las lluvias.
Diosa Maât

Diosa Neit










En el Antiguo Egipto, los soldados conmemoraban sus victorias sacando sus espadas como símbolo de fuerza y sabiduría, y bailaban con ella al ritmo de los tambores. Sus madres, hermanas y esposas les imitaban, siendo así una manera de homenajearlos.
También se dice que es originaria de la danza marcial tradicional de Egipto: "El Ard", que es realizada por hombres que llevan los sables en forma vertical, listos para pelear.
Otros autores sostienen que se trata de un invento de los pintores orientalistas (como Gerome), y que las bailarinas se inspiraron en esas pinturas para crear esta danza.


Como vemos, hay muchas hipótesis de cómo se originó esta danza, pero sea cual sea su origen, la danza con sable o Raks al Sayf es una danza muy llamativa que expresa desafíos, fuerza, imposición, lucha y precisión.
La bailarina puede utilizar un ritmo lento o rápido si así lo desea, se recomienda un ritmo lento como el mosallas o el chiftetelli, estos son ritmos de 8 tiempos y le permiten a la bailarina realizar los movimientos con mas exactitud ya que tiene mas tiempo de ejecutarlo y de mostrar cada pose o acrobacia con el sable a todos los espectadores, la bailarina hace equilibrio con el mismo utilizando todo su cuerpo como punto de apoyo; la danza de piso con sable, los giros con el sable en equilibrio son movimientos que deben ser realizados con delicadeza.

2 comentarios:

Naida dijo...

Yo hice un taller de sable y me encantó, pero hay que tener una preparación física importante y sobetodo equilibrio...y a mí me falta un poco de todo esto, pero este tipo de baile es impresionante.

Meldelen dijo...

Personalmente, dudo que la danza del sable tenga un origen egipcio... todo eso son construcciones artificiales del siglo XIX para vincular la cultura egipcia con la posterior cultura árabe, pero en realidad nada que ver.

Principalmente porque no hay vinculación entre la espada egipcia y el sable árabe. Y porque no hay documentada ninguna danza de la espada en el Antiguo Egipto, danza femenina, se entiende. Por otra parte, esa danza se hubiera vinculado más a Sekhmet, como diosa feroz, que a Maat, que era un concepto místico más que una diosa antropomorfa.

En cualquier caso la danza del sable es algo muy complejo y se requiere bastante habilidad y equilibrio. Yo le tengo mucho respeto.

Recomiendo ver los vídeos de Munique Neith y Carolina Grandela para sorprendentes ejemplos de danza del sable.

¡Saludos!